martes, 13 de mayo de 2014

El desarrollo económico, político y social de Latinoamérica, que siguiendo la ola de globalización y vanguardia mundial, procura mantenerse actualizada y formar parte activa del avance de la ciencia y la tecnología con la finalidad de que nuestros países puedan salir del subdesarrollo y el "tercer mundo", ha llevado a quienes hacemos Educación, hacernos conscientes de nuestra realidad social como demandante de un cambio, de manera profunda, ir a las raíces, para así poder acceder a la transformación de nuestra ideología pasando de ser subdesarrollados, receptores de cambios y aportes que otros realizan, para convertirnos en forjadores de personalidades que puedan dar solución a los problemas actuales, que puedan tomar decisiones oportunas, realizar autogestión de desarrollo y progreso, con habilidades y valores que nos lleven a hacer frente a nuestra realidad, pero con el optimismo y creatividad de buscar un futuro mejor para nuestras naciones; por ello, docentes y directivos tenemos el compromiso de realizar nuestra tarea con seriedad, respeto y en un contexto de profesionalización del proceso pedagógico, empezando por el cambio de paradigmas. Aplicando en nuestro diseño curricular las nuevas tendencias de la pedagogía contemporánea como es el uso adecuado de una metodología sobre la base de las necesidades planteadas, dando énfasis al trabajo investigativo y con un enfoque de evaluación y autoevaluación que parte del estudiante hasta quienes hacemos gerencia educativa, pues nuestras universidades y cada uno de nosotros que las conformamos, tenemos un reto por delante, responder a una demanda creciente de nuestra sociedad y de esta manera estudiantes y docentes ser protagonistas del presente y futuro de nuestro país y continente.


La educación hoy en día tiene el reto prioritario de poder ya no solo preparar, sino permitir el acceso a las nuevas tecnologías, creando el espacio propicio para desarrollar una actitud correcta frente a su utilización y desarrollo, los grandes avances en cuanto a comunicación (Radio, Televisión y últimamente el Internet) que se han dado durante los últimos años abren la posibilidad, a la una vez utópica pretensión de "todo para todos" (en el campo de la información), a la vez que también se convierte en una nueva forma de exclusión para quienes no pueden (o no quieren) acceder a estos nuevos medios.

Así la educación el gran reto que tiene ahora es hacer posible el que estas herramientas, sean usadas como tales, como herramientas y no como instrumentos de dominación por parte de quienes, si las conocen y tiene acceso a ellas.

Ya que la tecnología, tradicionalmente ha sido un instrumento de parte de las fuerzas hegemónicas, no solo para ejercer su dominio, para extenderlo (y hasta legitimarlo) a donde quiera que estas tecnologías han llegado.

Así también debería ser capaz de prepararnos, para el impacto que estas tecnologías puedan tener en nuestros procesos de socialización, puesto que últimamente se ha dado la pérdida de las fuerza de las instituciones sociales tradicionales: la familia, la religión, etc. 
En el ámbito educativo estamos en un momento en que debemos plantearnos el sentido presente y el hipotético futuro de la educación, tomando como base la histórica tendencia hacia la educación tecnológica. 

La propuesta generalizada para la educación del nuevo milenio es la integración de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTIC), principalmente internet, con lo que se pretende revolucionar el proceso enseñanza aprendizaje.

Hacia esa meta se encamina el presente proyecto, el cual está dirigido a todos mis queridos compañeros maestros y estudiantes que merecen siempre mucho más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario